Black Orchid

Bañando los pétalos con luces de mil colores, vislumbré la flor que faltaba en mi colección. Solo me hizo falta una fracción de segundo para advertir su presencia en aquella tierra de nadie. Su imagen me desencajó; atrapándome con su mirada, quería arrastrarme hasta el abismo.
Cazador frente cazador. 
Debía dispararte o ser disparada.
Pero las luces seguían al son de la música, bailando sobre nuestras cabezas, parpadeando y gritando nuestros nombres entre las demás flores que se contorsionaban y retorcían sin control. La masa de hierbajos creó una gruesa capa entre nuestros ojos y desapareció sin más.
Mi orquídea negra se fundió entre las sombras, desapareció del mapa tras un rastro de plumas negras. 
Cargué mi arma y me dispuse a salir en su búsqueda. 
Debía dispararte o ser disparada.



2 comentarios:

  1. Holaa :) No me suele agradar los blogs de combinaciones oscuras (A MI GUSTO PERSONAL) pero no sé este como que me re encanto *-* ese fondo es lo más! Amé esa entrada, por un segundo se me revolvió el estomago O.o bueno un saludo & te sigo! :D

    Lali.

    ResponderEliminar